Las palabras necesitan de un contexto histórico, político, social, cultural, económico y biográfico para significar. Exhorto a los lectores a realizar un viaje de conocimiento acerca de lugares, tiempos y autores para enriquecer la experiencia literaria que propongo en este espacio. Gracias.

viernes, 18 de agosto de 2017

Sonetos de Fuerteventura - II

II

¿Con que iban a barrerte? Pura coba.
Lo que hacen es ponerte roja y gualda
de rubor y de bilis, que en la espalda
te están, España, dando la gran soba.

Y si fueses al menos la Caoba
con su gobierno de bajo la falda,
harías que pusieran por guirnalda
en tu sombrero de guión la escoba.

Nada de aquellas recomendaciones
del régimen antiguo, el del embudo;
ved al macho, señor de las legiones,

cómo bajo un fanal ríe desnudo
y ante el pueblo se rasca los calzones
y el pueblo mira, por mordaza, mudo.

de Miguel de Unamuno,
en Obras Completas - Poesía II, Afrodisio Aguado, 1958.

lunes, 14 de agosto de 2017

Canciones y poemas de Hendaya 61

Canciones y poemas de Hendaya
61

Las letras entran con sangre,
cantó la vieja canción;
las sangres entran con letra,
canta la nueva canción.

de Miguel de Unamuno,
en Obras completas - Poesía III, Afrodisio Aguado Editores, 1958.

viernes, 11 de agosto de 2017

Algo personal (canción)

Algo personal

yo no miro lo que ven tus ojos
yo no pienso en lo que vos vas a pensar
no camino por donde van todos
yo no entiendo lo que vos escuchás
y en el medio de toda esta histeria
que te aturde siempre un poco más
no pudiste soportar
y olvidaste algo personal

repetís palabras como un loro
sonreís para vender felicidad
preparás tu imagen como un toro
se prepara para muestra en la Rural
por las noches revientan las redes
es todo tan superficial
cómo hacer para escapar
no hay respiro en este lugar

algo está mal
la apariencia que venció a la identidad
algo está mal
todos bailan al mismo compás
algo está mal
vas corriendo tras la novedad
algo está mal
en este desierto
ojalá que nos podamos encontrar

yo no creo en lo que creen todos
yo no busco lo que vos vas a encontrar
no me olvido lo que olvidan otros
ni pretendo caerle bien a los demás
y en el medio de toda esta inercia
que te vence siempre un poco más
no quisiste quedar mal
y olvidaste algo personal

algo está mal
la apariencia que venció a la identidad
algo está mal
todos bailan al mismo compás
algo está mal
vas corriendo tras la novedad
algo está mal
en este desierto
ojalá que nos podamos encontrar

yo no miro lo que ven tus ojos...

de Cadena Perpetua,
en Demasiada Intimidad, Tocka Discos, 2006.

lunes, 7 de agosto de 2017

Garabatos en el subte (III)

Garabatos en el subte (III)

¿¡Quién lo diría!?
Me enteré más de la vida
Del señor que gritaba por el celular
En veinte minutos de viaje
Que del día de mi familia
Durante la cena de ayer.

Por Félix Sánchez Durán.

viernes, 4 de agosto de 2017

Garabatos en el subte (II) Paradójico

Garabatos en el subte (II)
Paradójico

“Es increíble
Cómo los terneros
Van dócilmente
Al matadero”,
Dijo un pasajero
En el horario pico
De la línea C
(Que es siempre).

Por Félix Sánchez Durán.

lunes, 31 de julio de 2017

Garabatos en el subte (I)

Garabatos en el subte (I)

Uno se da cuenta
Cuán viejo se ha vuelto
Cuando al ver a un jovenzuelo
Sentado en el piso del subte,
Se siente molesto,
Incómodo,
Aunque el vagón
Esté desierto.

Por Félix Sánchez Durán.

lunes, 17 de julio de 2017

HHM

HHM
A la memoria de Rafael Ianover

Algún día te llegarán
Noticias del infierno:
El Magnate ha muerto.
Tal vez sea lo último
Que puedas dar por cierto.

Por Félix Sánchez Durán.

domingo, 16 de julio de 2017

En castellano

En castellano

Aquí tenéis mi voz endurecida y sola.
Alzada contra el cielo de los dioses absurdos,
mi voz apedreando las puertas de la muerte
con cantos que son duras verdades como puños.

Dios ha muerto hace tiempo, antes de ayer. Ya hiede.
Aquí tenéis mi voz zarpando hacia el futuro.
Adelantando el paso a través de las ruinas,
hermosa como un viaje alrededor del mundo.

Mucho he sufrido. Pero también sufrieron otros.
En este tiempo todos hemos sufrido mucho.
Yo levanto una copa de alegría en las manos,
en pie contra el crepúsculo.

Borradlo. Labraremos la paz, la paz, la paz,
a fuerza de caricias, a puñetazos puros.
Aquí os dejo mi voz escrita en castellano.
España, no te olvides que hemos sufrido juntos.

De Blas de Otero,
en La poesía histórica de Blas de Otero (Elena Perulero Pardo-Balmonte), Universidad Autónoma de Madrid, 2013.

jueves, 6 de julio de 2017

Unidad

Unidad

«Si todos nos sintiéramos hermanos.
(pues la sangre de un hombre ¿no es igual a otra sangre?).
Si nuestra alma se abriera. (¿No es igual a otras almas?).
Si fuéramos humildes. (El peso de las cosas
¿no iguala la estatura?)

Si el amor nos hiciera poner hombro con hombro,
fatiga con fatiga,
y lágrima con lágrima.

Si nos hiciéramos unos.
Unos con otros.
Unos junto a otros.
Por encima del fuego y de la nieve,
aún más allá del oro y de la espada.

Si hiciéramos un bloque sin fisura
con los dos mil millones
de rojos corazones que nos laten.

Si hincáramos los pies en nuestra tierra
y abriésemos los ojos, serenando la frente,
y empujáramos recio, con el puño y la espalda,
y empujáramos recio, solamente hacia arriba,
¡qué hermosa estructura se alzaría del lodo!».

De Ángela Figuera Aymerich,
en Entre los Poetas Míos... - Colección Antológica de Poesía Crítica Vol.1, Biblioteca Virtual Omegalfa, 2012.

jueves, 25 de mayo de 2017

Humos

Humos

Está quieta la tarde en el café. Pasa
la niña que pide y
se llama Marí. Su tristeza
pisa la ciudad y rostros
que dieron su vida por la vida y
la niña repite. El sueño 
es un libro enrollado, echa humo
como si fuera un horno grande. Su mano dice
que el mundo es cóncavo.

De Juan Gelman
en Valer la Pena, Editorial Planeta-Seix Barral, 2001.

martes, 23 de mayo de 2017

Culpa

Culpa

Si un niño agoniza, poco a poco, en silencio,
con el vientre abombado y la cara de greda.
Si un bello adolescente se suicida una noche
tan sólo porque el alma le pesa demasiado.
Si una madre maldice soplando las cenizas.
Si un soldado cansado se orina en una iglesia
a los pies de una Virgen degollada, sin Hijo.
Si un sabio halla la fórmula que aniquile de un golpe
dos millones de hombres del color elegido.

Si las hembras rehúyen el parir. Si los viejos
a hurtadillas codician a los guapos muchachos.
Si los lobos consiguen mantenerse robustos
consumiendo la sangre que la tierra no empapa.

Si la cárcel, si el miedo, si la tisis, si el hambre.
Es terrible, terrible. Pero yo, ¿qué he de hacerle?
Yo no tengo la culpa. Ni tú, amigo, tampoco.
Somos gente honrada. Hasta vamos a misa.
Trabajamos. Dormimos. Y así vamos tirando.
Además, ya es sabido. Dios dispone las cosas.

Y nos vamos al cine. O a tomar un tranvía.

De Ángela Figuera Aymerich,
en Entre los Poetas Míos... - Colección Antológica de Poesía Crítica Vol.1, Biblioteca Virtual Omegalfa, 2012.

domingo, 21 de mayo de 2017

Torcazas

Torcazas

Se pasa de inocente a culpable
en un segundo. El tiempo 
es así, torcazas
que cantan en un árbol cansado.
La carne piensa y no llora. Pensar
es ver la nada que flota
en una cucharada de sopa.
El dolor no se olvida
de uno. Sombras ahí,
distancias, superficies,
olor a sospechas podridas, congojas
que no mueven los pies.
El tiempo borra el sudor frío
del alma y si hace falta el alma. Pega con
el leve sonido a compañeros 
colgados en la noche, son
urgentes, hacen
un país que nadie conoce
en el camino que empieza
donde acaba la lengua del empujado.
están tendidos en las jaulas
de la sensación. Hay miedo
en la memoria prohibida, el sabor
del día que se distrajo y abre
de repente los deseos de ayer. Una
luna enorme finge acompañamientos. Vuela
la pérdida ojos adentro como
la longuera de un pájaro azul. Los
compañeros, ¿están despiertos para
que pregunte quién soy? ¿No duermen
en lo que es no es? Las calles
sucias de amanecer son un error. La
emoción entre mi vida y
la conciencia de mi vida
es una continuidad que no
me pertenece. Agradezco
el saltito del pájaro en la rama
que abriga cuando
el cuarto que abandono navega
en sales, brumas, el espanto y
mi pecho metido en el polvo.
Y yo al revés.

De Juan Gelman
en Valer la Pena, Editorial Planeta-Seix Barral, 2001.

viernes, 19 de mayo de 2017

Lento, viejo, sabio

Lento, viejo, sabio

Te vi posarte sobre mi pulóver
Y hundir tu aguijón, profundo.
No sé si es que me volví más viejo,
Más lento
O más sabio,
Pero no atiné a echarte.
Tal vez supe de inmediato
Que no llegarías
A chupar mi sangre.

Por Félix Sánchez Durán.

miércoles, 17 de mayo de 2017

El antiterrorista

El antiterrorista

Debemos combatir el terrorismo. 
Pero para eso hay que sembrar el miedo. 
Nada mejor que decir que existe el demonio 
y sus partidarios irán al infierno. 
Para combatir la violencia 
usaremos la violencia. 
Lanzaremos bombas de racimo 
que envían sus fragmentos a todas partes 
y cuando ni una partícula de vida exista 
habremos terminado con los terroristas.

de Fernando Lamberg,
en http://etcheverry.info/hoja/actas/poesia/article_1222.shtml (26/4/17).

lunes, 15 de mayo de 2017

Hinchada al puchero

Hinchada al puchero

Humeante, está aquí, sobre la mesa,
florida de catrielas y amigotes; 
minga 'e cocina yanqui o la francesa
indigestándonos con sus guisotes.

Ni carne cruda con mostaza inglesa, 
que nos hace lastrar hasta cascotes. 
Regalo de mamá Naturaleza: 
¡puchero pa' pipones y pipotes!

Choclos, papas, cebollas, "¡qué delicia!"; 
el repollo, el zapallo, "¡una caricia!", 
dijo Alcides, aquel Gandolfi Herrero

que a más de un taita lo durmió de un boyo. 
¡Chá tiempo el suyo! De ese plato crioyo... 
No hay morfe más debute que el puchero.

de Álvaro Yunque,
en Lunfasonetos, 1978 (inédito).
http://www.alvaroyunque.com.ar/poesia/libros/alvaro-yunque-lunfasoneto.html

sábado, 13 de mayo de 2017

A Yunque

A Yunque

Adán, el Arquitecto
Que construyó la Catedral de Mar del Plata, 
Cuyo apellido era Gandolfi, 
Se casó con Angelina Herrero. 
Y llegaron los hijos
-los Gandolfi Herrero-
Que fueron siete: 
Arístides, el primogénito,
El que, entre versos de la calle
Y barcos de papel
Pasó a ser Álvaro para siempre. 
Ángel, que firmaba Walk
E inventó el radio-teatro
Con Olga Casares Pearson. 
Adán, como el padre. 
Augusto, que lo conservó como médico
Y en las coplas fue Juan Guijarro. 
Ada, la inteligente, 
Que murió joven y era hermosa. 
Alejandro, el silencioso, 
Y Alcides, el menor, 
A quien los guantes de boxeo
No le impidieron escribir Nocau Lírico
Arístides, el primogénito, 
Cuyos años fueron noventa y dos, 
Estaba casado con Alba, 
La que le dio dos hijos: 
Adalbo Augusto y Alba Rachel. 
Arístides, que se llamaba Álvaro Yunque, 
Fue quien me contó una tarde
La historia de esta "A" familiar,
Mientras las demás vocales fruncían el ceño. 
Hoy, el que la firma
Es su amigo Alposta
Y en la coincidencia está mi homenaje.

de Luis Alposta,
en Lunfasonetos, 1978 (inédito).
http://www.alvaroyunque.com.ar/poesia/libros/alvaro-yunque-lunfasoneto.html

jueves, 11 de mayo de 2017

Cuerpo desierto

Cuerpo desierto

Algunos cargan mi cuerpo desierto
tras su espalda
como si fuera el sendero
un día cruzado hacía mí.
Cuerpo desierto
Mientras, me mezclo inclemente
con cenizas de todas las calmas
convirtiéndome en mar de tormentas,
de huesos perdidos.
En algo indistinguible,
mitológico,
aún más errante que CRISTO,
que el llanto.
Más insolente que la ceguedad,
más enfebrecido que miembro erecto de perro,
más cotidiano que la mano dentro
de la falda infantil,
más prestado que el dinero.
Me convierto en pena clavada
en carne vacía,
en perseguido persiguiéndote,
cavador de gritos,
en habitante
de este cuerpo
desierto.

De Susana Chávez,
en http://www.paginadepoesia.com.ar/latin_chavez.html#13 (6/4/17).

miércoles, 10 de mayo de 2017

2X1

2X1
(cuestión de números)

A “la guerrillerita”,
Adolescente de quince años
Secuestrada, torturada y violada
Por las fuerzas de seguridad
Durante la última dictadura
Cívico-militar
(Causa Metán)

A los quince dejaste atrás tu inocencia
A los quince comprendiste que leer hacía mal
A los quince supiste lo que realmente pasaba
A los quince aprendiste a suplicar

Más de uno ingresaba a tu calabozo
Más de uno te consideró un juguete
Más de uno miró para otro lado
Más de uno: victimarios, cómplices e indiferentes

Un hijo tuviste fruto de violaciones
Un empresario compró tu suerte…

¿Dos por uno? ¿¡Dos por uno!?
Dos por uno, dos; las matemáticas
No mienten.

Por Félix Sánchez Durán.

martes, 9 de mayo de 2017

Los panzallenas

Los panzallenas

Cortame un pedacito
Del pan de mañana
Y servile a los chicos
Un poco de leche
Del próximo mes

Después,
Vayamos alegres
Al próximo semestre
Que nos esperan las compras
Del almacén
(Y otras estupideces)

Y recemos porque
No le crezcan las muelas
A la nena
Que hasta el próximo año
No volveré a tener
Cobertura médica

Vayamos el fin de semana
A la casa de la tía
A comer unas pastas
Que llegarán en una quincena

¡Qué fácil es la vida
Como la plantean
Los de panza llena!

Por Félix Sánchez Durán.

domingo, 7 de mayo de 2017

Siempre, tu palabra sencilla...

Siempre, tu palabra sencilla,
tu pregunta justa,
tu preocupación profunda.

Siempre tu palabra llega,
en la multitud de mis silencios,
para despertarme,
y en la confusión del bullicio,
para clarificarme el rumbo.

Siempre, tu palabra, allí 
francotirador perfecto,
cazador de debilidades,
juez de mi vida,
asesino de mi ego.

Siempre tu palabra cerca
para que el silencio diga
te quiero mi amor.

De Joaquín Enrique Areta (desaparecido a los 23 años en La Plata, el 29 de junio de 1978),
en Siempre tu palabra cerca, Secretaría de Comunicación Pública, 2011.

viernes, 5 de mayo de 2017

Luciérnagas de Buenos Aires

Luciérnagas de Buenos Aires

No sabemos bien dónde ir,
No sabemos bien qué hacer.
No hay luces en la ciudad
Y poco se puede ver.

Las luciérnagas de Buenos Aires se apagan,
Dejan de brillar,
Se extinguen…
Y como moscas
Nos abarrotamos
Contra las únicas luces que hay.
La única referencia
Es la publicidad.

Por Félix Sánchez Durán.

miércoles, 3 de mayo de 2017

Apertura de Sesiones Ordinarias (2017)

Apertura de Sesiones Ordinarias (2017)

Miente su risa
Toda la verdad:
Saluda
A una plaza vacía
Que en la pantalla
No verás.
Un zócalo
Te abrazará
Y te dirá
Que todo
Va a estar bien.

Por Félix Sánchez Durán.

lunes, 1 de mayo de 2017

El ilusionista

El ilusionista
a M.M.

Muchos, muchos flashes
Y tantas palabras vacías…
Como una tormenta
Lejana en el horizonte
Que aún no se avecina.

Por Félix Sánchez Durán.

sábado, 29 de abril de 2017

Los molinos

Los molinos

Cuánta razón
Tenía Don Quijote
En su demencia:
El problema
Son aquellos
Que no paran de dar vueltas
Y no van a ningún lado;
Ni siquiera refrescan
Como puede hacerlo
Un ventilador
Una tarde de verano.

Por Félix Sánchez Durán.

jueves, 27 de abril de 2017

Pastor (II)

Pastor (II)

Buen pastor
Es el que abandona el rebaño
Para buscar a la oveja descarriada
Y la trae de vuelta

Pastor bueno
Es aquel que la deja
Libremente
Correr por los campos

Por Félix Sánchez Durán.

miércoles, 26 de abril de 2017

Guernica

Guernica
junio de 2006

Si se pudiera rescatar
un solo retrato del siglo veinte
sería "Guernica".
No se divisan los aviones,
no se ve caer las bombas
no se escucha el estruendo de los bombardeos;
pero el dolor crece como una ola
y el hombre que yace con la espada rota
y la madre con el hijo muerto entre los brazos
nos recuerdan que desde hace milenios
han pretendido apagar con fuego
la sed del pueblo.

de Fernando Lamberg,
en http://etcheverry.info/hoja/actas/poesia/article_1222.shtml (26/4/17).

Gernikako arbola (El árbol de Guernica)

Gernikako arbola
(El árbol de Guernica)

Era en la primavera del año treinta y siete
cuando llegué a Guernica.
Allí se fabricaban boquillas de careta
anti-gas. Yo debía
-servicio de inspección- ver qué diablos pasaba
o qué no funcionaba.
Allí, en Guernica, estaban las fuerzas guipuzcoanas
nuevas, y yo debía
-servicio de instrucción- enseñarles la humana
protección que es posible cuando con gas atacan.
Todo me parecía remoto. Aunque cumplía
lo debido, imposible
era pensar que nadie lanzase tal ataque.
El frente estaba lejos. Brillaba el cielo indemne.
Y todo hay que decirlo:
hacía mucho tiempo que no comía cordero,
ni comía pan blanco, como allí, en retaguardia.
¡Parecía tan fácil la paz! No se entendían
la ira y la mentira.
A veces visitaba nuestro árbol de Guernica,
y miraba el azul,
un azul que duró todos aquellos días,
un ancho azul tranquilo que nada parecía
podría perturbar, marzo querido.
¡Ay, quién diría
que a poco de marcharme zumbaría en el cielo,
en ese mismo cielo que parecía indemne,
limpio de mancha y leve,
el horror de una muerte mecánica y salvaje!
¡Ay, quién diría!
¡Ay, dilo tú si puedes, Gernikako Arbola,
dilo con tu raíz, tus ramas y tus niños,
dilo si eso es posible,
di con la libertad de los vascos antiguos,
con el temblor de fronda que cubre el país entero
y dice lo que somos, diciendo lo que fuimos!
¡Ay, si es posible, dilo!

de Gabriel Celaya,
en Entre los Poetas Míos... - Colección Antológica de Poesía Social Vol.9, Biblioteca Virtual Omegalfa, 2013.

martes, 25 de abril de 2017

No puedo menos

No puedo menos

No puedo menos
Que recordar tu nombre
No puedo menos
Que observar tu mirada perdida
En una foto en blanco y negro
No puedo menos
Que acompañar a tu madre, a tu abuela,
No podré menos que celebrar cuando tu hijo aparezca
No puedo menos…

No puedo menos
Que enfrentar las injusticias
Con la mente decidida
Y el cuerpo dispuesto
No puedo menos
Que seguir tu ejemplo
Y no quedarme callado
Cuando acometen aquellos
Que hacen de la infamia
Su vil modelo
No puedo menos...

Por Félix Sánchez Durán.

domingo, 23 de abril de 2017

En mi patria abundan

En mi patria abundan
Los hombres y mujeres que,
Agraciados de buenos modales,
Se espantan ante los niños
Que piden sin dar las gracias,
Que pasan sin pedir permiso,
Y que mueren sin dar servicio.

En mi patria abundan
Los hombres y mujeres que,
Dotados de perspicacia,
Aborrecen el oportunismo
De los militantes de eterna campaña
Que siempre y en todos lados
Prestan su ayuda humanitaria
Pensando en que en cuatro años
Habrá elecciones…
Por eso vitorean y aplauden
A los que, por su pueblo,
No hacen nada.
Perspicacia…

En mi patria abundan
Los hombres y mujeres
Que piensan que es digno cartonear
Y que es un valor positivo
Ser esclavo del trabajo:
Mientras más esclavo,
Más valor social.
“El trabajo arduo
Dignifica al hombre”.

En mi patria abundan
Los hombres y mujeres
Que, con total hipocresía, culpan
A los inmigrantes de sus males
Mientras los mantienen esclavos
En sus talleres ilegales.

En mi patria abundan…
Pero no todos y todas
-¡Gracias por eso!-
Son como ellos.

Por Félix Sánchez Durán.

viernes, 21 de abril de 2017

Así como una suma de ombligos...

Así como una suma de ombligos
No hace comunidad
Así como sumar policías
No hace a la seguridad
Así como un grupo de panelistas
No hace a la información
Así como sumar encuentros
No hace a la negociación
Así como pronunciar palabras
No construye una oración
-Ni el tono de la voz
Refleja la intención-
Así como la suma de instrumentos
No hace una orquesta
Todos los besos y abrazos
Que nos damos, que nos llegan
No hacen al amor

Por Félix Sánchez Durán