Las palabras necesitan de un contexto histórico, político, social, cultural, económico y biográfico para significar. Exhorto a los lectores a realizar un viaje de conocimiento acerca de lugares, tiempos y autores para enriquecer la experiencia literaria que propongo en este espacio. Gracias.

miércoles, 28 de septiembre de 2016

S/Tít (Cuando el verdugo se sienta en el sillón del juez...)

Cuando el verdugo se sienta en el sillón del juez
el horizonte se yergue vertical
y se inclina a la derecha la balanza,
los demonios se visten como ángeles 
santiguándose libres de todo mal 
y entonces la espera pierde su esperanza.

Cuando el verdugo se sienta en el sillón del juez
la lluvia comienza a caer del suelo
las nubes, simplemente, se arrastran por el mar
y los árboles hunden sus raíces en el cielo.

Cuando el verdugo se sienta en el sillón del juez
cuidando las formas y con gesto amable
afila su cuchilla mientras interroga
al que, de todas formas, señalará culpable.

Cuando el verdugo se sienta en el sillón del juez
los pájaros caminan y vuelan los cerdos
las espinas se clavan en las yemas de las flores
y los únicos locos que existen son los cuerdos.

Cuando el verdugo se sienta 
en el sillón del juez
se asombran los asombros 
y se tiemblan los miedos,
se desempaloman todas las palomas 
y se naufragan de una en una las mañanas,
se retrasan mansamente los atrasos, 
se apresuran las perezas,
se hierven los hielos 
y los engaños se desengañan.

Cuando el verdugo se sienta en el sillón del juez
se nos pone de piedra la piel de tanto rascarnos el asco,
los ojos tratan de no ver, los párpados son ventanas de papel
que se abren y se cierran con el mismo resultado.

Se insultan los amores, se acarician con las garras,
se gritan los silencios y se besan las brasas.

Todo se retuerce, se da vuelta, se arrodilla y se disuelve
cuando el verdugo se sienta en el sillón del juez,
se entregan las banderas, se desguaza el futuro
y en la historia solo existe aquello que no es.

De Alejandro Ippolito,
en https://www.facebook.com/alejandro.ippolito.7?hc_ref=NEWSFEED&fref=nf (20/9/16). 

lunes, 26 de septiembre de 2016

S/Tít (Yo he visto al demonio...)

Yo he visto al demonio
comulgando de rodillas
y al general tibio en su refugio
de borracho,
mientras en otras líneas
sucedía la guerra
y anidaba el horror
en los niños disfrazados de soldados.

He visto caer desde lo alto
los cuerpos de las deudas
sin deudores
y estrellarse contra el suelo
simplemente
para alejar de los bancos
sus temores.

He sentido el ácido sabor de las monedas
recorriendo el paladar de los chacales
en su festín de jauría sin fronteras
tragando sangre para purgar sus males.

Fui testigo de la muerte embanderada
escondida detrás de crucifijos,
escupiendo los doce mandamientos
en su mentira que construye catedrales.

Vi al hombre arrastrándose ante el hombre
suplicándole clemencia al poderoso
y me quemaron los oídos carcajadas
que rompieron uno a uno mis cristales.

La risa demencial de los dioses de barro
afilando sus colmillos
con los huesos de los pueblos,
paseándose entre escombros
y almas en ruinas,
condenadas al infierno bajo el cielo.

Son los mismos que bailan todavía
en medio del dolor y la agonía
los que en sus jornadas,
sin días y sin noches,
celebran su desprecio por la vida.

Pero esos buitres ven que peligra su trabajo
cuando asoma en el umbral un hombre bueno,
una Madre, un obrero, algún cantor
que convierte el terror en melodía.
Es la alquimia, ese fuego redentor
que arde siempre en el altar de la esperanza,
esa brisa que recorre nuestra historia,
es la memoria que nos une y nos abraza.

Yo lo he visto todo
desde el tiempo,
atravieso las luces
y las sombras,
soy la palabra final
soy la conciencia,
el temblor inicial,
mágica esencia,
soy el hombre bueno en el umbral,
la Madre, el obrero y el cantor
soy la llama que no cede ni se apaga,
esa voz de la garganta popular
que multiplica la vida cuando canta.


De Alejandro Ippolito,
en https://www.facebook.com/alejandro.ippolito.7?hc_ref=NEWSFEED&fref=nf (23/9/16).



viernes, 23 de septiembre de 2016

Sensibloide

Sensibloide

Se llevó el otoño las hojas;
El invierno se llevó el cielo.
Se nublo marzo temprano
Y siguió a septiembre, negro.

Se llevó las ganas de ir al parque,
Se llevó risas del arenero,
Los viajes a la costa,
Las playas y el juego.

Se llevó la dicha del día
A las nueve de la noche,
Y al amanecer tibio,
Vos, toda desvestida.

Se llevó también algunos linyeras,
Algunos niños hambrientos,
Algunas almas vencidas…
Pero eso, es otro cuento.

Por Félix Sánchez Durán.

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Son los sueños todavía (canción)


Son los sueños todavía

Tú subías desde el cono sur
y venías desde antes
con el amor al mundo bien adentro.
Fue una estrella quien te puso aquí
y te hizo de este pueblo.
De gratitud, nacieron muchos hombres,
que igual que tú no querían que te fueras
y son otros desde entonces.

Después de tanto tiempo y tanta tempestad
seguimos para siempre este camino largo, largo,
por donde tú vas, por donde tú vas.
El fin de siglo anuncia una vieja verdad:
los buenos y los malos tiempos hacen una parte
de la realidad, de la realidad.

Yo sabía bien que ibas a volver,
que ibas a volver de cualquier lugar
porque el dolor no ha matado a la utopía,
porque el amor es eterno y
la gente que te ama no te olvida.

Yo sabía bien ,desde aquella vez,
que ibas a crecer, que ibas a quedar,
porque la fe clara limpia las heridas
porque tu espíritu es humilde y reencarnas
en los pobres y en sus vidas.

Después de tanto tiempo y tanta tempestad
seguimos para siempre este camino largo, largo,
por donde tú vas, por donde tú vas.
El fin de siglo anuncia una vieja verdad:
los buenos y los malos tiempos hacen una parte
de la realidad, de la realidad.

Son los sueños todavía
los que tiran de la gente
como un imán que los une cada día.
No se trata de molinos,
no se trata de un quijote,
algo se templa en el alma de los hombres,
una virtud que se eleva por encima de los
títulos y nombres.

Después de tanto tiempo y tanta tempestad
seguimos para siempre este camino largo, largo,
por donde tú vas, por donde tú vas.
El fin de siglo anuncia una vieja verdad:
los buenos y los malos tiempos hacen una parte
de la realidad, de la realidad.

de Gerardo Alfonso,
1996.

lunes, 19 de septiembre de 2016

Preguntitas sobre Dios (canción)

Preguntitas sobre Dios

Un día yo pregunté:
¿Abuelo, dónde esta Dios?
Mi abuelo se puso triste,
y nada me respondió.

Mi abuelo murió en los campos,
sin rezo ni confesión
Y lo enterraron los indios.
Flauta de caña y tambor.

Al tiempo yo pregunté:
¿Padre, qué sabes de Dios?
Mi padre se puso serio
y nada me respondió.

Mi padre murió en la mina
sin doctor ni protección.
¡Color de sangre minera
tiene el oro del patrón!

Mi hermano vive en los montes
y no conoce una flor.
Sudor, malaria y serpientes,
es la vida del leñador.

Y que naide le pregunte
si sabe dónde esta Dios:
por su casa no ha pasado
tan importante señor.

Yo canto por los caminos,
y cuando estoy en prisión
oigo las voces del pueblo
que canta mejor que yo.

Hay un asunto en la tierra
más importante que Dios
y es que naide escupa sangre
pa’ que otro viva mejor.

¿Qué Dios vela por los pobres?
Tal vez sí, y tal vez no.
Pero es seguro que almuerza
en la mesa del patrón.

de Atahualpa Yupanqui,
en Preguntitas sobre Dios, Le Chant du Monde, 1969.

domingo, 4 de septiembre de 2016

Divina TV Führer (esperando odiar)

Divina TV Führer (esperando odiar)

Tengo hambre,
Tengo bronca,
Indignado…
Díganme a quién odiar.

No tengo empleo,
Estoy tirado,
Y esperando…
Díganme a quién odiar.

¿Será a los negros,
Los bolivianos,
Los judíos?
¿Quién será?

Estoy mirando
Y escuchando;
Estoy dispuesto…

Díganme a quién odiar.

Por Félix Sánchez Durán.

viernes, 2 de septiembre de 2016

Canto Nacional (fragmento)

Canto Nacional (fragmento)

¡Ah, la visión
de una tierra con la explotación
abolida!
Repartida la riqueza nacional todos por igual
el producto nacional bruto, toditos por igual.
¡Nicaragua sin Guardia Nacional, veo el nuevo día!
Una tierra sin terror. Sin tiranía dinástica. Cantá
cantá zanate clarinero.

Ni pordioseros ni prostitución ni políticos
Claro, no hay libertad mientras haya ricos
mientras haya libertad de explotar a otros
libertad de robarle a los demás
mientras haya clases no hay libertad.

No hemos nacido para ser peones
ni para ser patrones
sino para ser hermanos
sino para ser hermanos hemos nacidos.

Capitalismo ¿qué otra cosa que compra-venta de gente?
Porque qué viaje es este hermanos para dónde vamos
con pasajes de Primera y pasajes de Tercera
tenemos el níkel esperando al hombre nuevo
la caoba esperando al hombre nuevo
el ganado enrazado esperando al hombre nuevo
solo hace falta el hombre nuevo.

Vengan
vamos a arrancar los cercos de alambres compañeros
Ruptura con el pasado. ¡Es que no era nuestro este pasado!
…los que quieren seguir explotando la casa de putas.
Como me dijo la muchacha cubana:
“La Revolución es sobre todo una cuestión de amor”.
Quisiera ya ver cartelones en la carretera como
Uno no vale por lo que quita
sino por lo que da a los demás.


de Ernesto Cardenal,
en Entre los Poetas Míos... - Colección Antológica de Poesía Crítica Vol.17, Biblioteca Virtual Omegalfa, 2013.

jueves, 1 de septiembre de 2016

Somoza desveliza la estatua de Somoza en el Estadio Somoza (fragmento)

Somoza desveliza la estatua de Somoza en el Estadio Somoza (fragmento)

Nuestros poemas no se pueden publicar todavía.
Circulan de mano en mano, manuscritos,
o copiados en mimeógrafo. Pero un día
se olvidará el nombre del dictador
contra el que fueron escritos,
y seguirán siendo leídos.

de Ernesto Cardenal,
en Antología, Editorial Universitaria Centroamericana EDUCA, 1975.