Las palabras necesitan de un contexto histórico, político, social, cultural, económico y biográfico para significar. Exhorto a los lectores a realizar un viaje de conocimiento acerca de lugares, tiempos y autores para enriquecer la experiencia literaria que propongo en este espacio. Gracias.

sábado, 30 de abril de 2016

Canto a nuestra posición

Canto a nuestra posición

a Otto René Castillo

Nos preguntan los poetas de aterradores bigotes,
los académicos polvorientos, afines de las arañas,
los nuevos escritores asalariados,
que suspiran porque la metafísica de los caracoles
les cubra la impudicia:
¿Qué hacéis vosotros de nuestra poesía azucarada y virgen?
¿Qué, del suspiro atroz y los cisnes purísimos?
¿Qué, de la rosa solitaria, del abstracto viento?
¿En qué grupo os clasificaremos?
¿En qué lugar os encasillaremos?

Y no decimos nada.
Y no decimos nada.
Y no decimos nada.
Porque aunque no digamos nada,
los poetas de hoy estamos en un lugar exacto:
estamos
en el lugar en que se nos obliga
a establecer el grito.

(Ah, cómo me dan risa los antiguos poetas
empecinados en vendarse los ojos
y en embadurnar de pétalos y de pajarillos famélicos
la giba del dolor anonadante
que se encarama sólida
encima del hombro positivo universal
desde el primer amanecer y el primer viento,
y que se olvidaron del hombre)

Estamos
en el lugar exacto que la noche precisa
para ascender al alba.

(Muchos poetas inclinaron sus insomnios antiguos
sobre la fácil almohada azul de la tristeza.
Construyeron ciudades y astros y universos
sobre la anatomía mediocre
de un nido de muñecas cristalinas
y exilaron la voz elemental
hasta planos altísimos, desnudos
de la raíz vital y la esperanza.
Pero se olvidaron del hombre)

Estamos
en el lugar donde se gesta definitivamente
la alegría total que se atará a la tierra.

(Ay, poetas,
¿Cómo pudisteis cantar infamemente
a las abstractas rosas y a la luna bruñida
cuando se caminaba paralelamente al litoral del hambre
y se sentía el alma sepultada
bajo un volcán de látigos y cárceles,
de patrones borrachos y gangrenas
y oscuros desperdicios de vida sin estrellas?
Gritasteis alegría
sobre un hacinamiento de cadáveres,
cantasteis al plumaje regalón
y las ciudades ciegas,
a toda suerte de tísicas amantes;
pero os olvidasteis del hombre)

Estamos
en el lugar donde comienza el astillero
que va a inundar los mares con sonrisas lanzadas.

(Ay, poetas que os olvidasteis del hombre,
que os olvidasteis
de lo que duelen los calcetines rotos,
que os olvidasteis
del final de los meses de los inquilinos,
que os olvidasteis
del proletario que se quedó en una esquina
con un bostezo eterno inacabado,
lleno de balas y sin sangre,
lleno de hormigas y definitivamente sin pan,
que os olvidasteis
de los niños enfermos sin juguetes,
que os olvidasteis
del modo de tragar de las más negras minas,
que os olvidasteis
de la noche de estreno de las prostitutas,
que os olvidasteis de los choferes de taxi vertiginosos,
de los ferrocarrileros
de los obreros de los andamios,
de las represiones asesinantes
contra el que pide pan
para que no se le mueran de tedio
los dientes en la boca,
que os olvidasteis
de todos los esclavos del mundo,
ay, poetas,
¡cómo me duelen
vuestras estaturas inútiles!)

Estamos en el lugar en que se encuentra el hombre.
Estamos en el lugar en que se asesina al hombre,
en el lugar
en que los pozos más negros se sumergen en el hombre.
Estamos con el hombre
porque antes muchísimo antes que poetas
somos hombres.
Estamos con el pueblo,
porque antes, muchísimo antes que cotorros alimentados
somos pueblo.
¡Estamos con una rosa roja entre las manos
arrancada del pecho para ofrecerla al hombre!
¡Estamos con una rosa roja entre las manos
arrancada del pecho para ofrecerla al hombre!
¡Estamos con una rosa roja entre las manos
arrancada del pecho para ofrecerla al Pueblo!
¡Estamos con una rosa roja entre las manos
arrancada del pecho para ofrecerla al Pueblo!

De Roque Dalton,
en Entre los Poetas Míos... - Colección Antológica de Poesía Social Vol.12, Biblioteca Virtual Omegalfa, 2013.

jueves, 28 de abril de 2016

Lobos y ovejas (fragmento)

Lobos y ovejas (fragmento)

Yo era una oveja mansa
Siempre miré hacia el suelo
Yo era sólo una oveja rutinaria
Yo era un alma ovejuna
sedienta de aventuras
Yo era en el fondo
una oveja aventurera
Yo deseaba convertirme
en oveja descarriada

Expreso aquí mis sinceros agradecimientos
a la piadosa águila humana
que me desgarró la yugular de un picotazo

de Manuel Silva Acevedo,
en Lobos y ovejas, Galería Paulina, 1976.

(Proyecto Scriptorium Ex-Libris, ebray187, 2014)

martes, 26 de abril de 2016

Lobos y ovejas (fragmento)

Lobos y ovejas (fragmento)

Me parieron de mala manera
me parieron oveja
Soy tan desgraciada y temerosa
No soy más que una oveja pordiosera
Me desprecio a mí misma
cuando escucho a los lobos
que aúllan monte adentro

de Manuel Silva Acevedo,
en Lobos y ovejas, Galería Paulina, 1976.
(Proyecto Scriptorium Ex-Libris, ebray187, 2014)

domingo, 24 de abril de 2016

Al soldado internacional caído en España

Al soldado internacional caído en España

Si hay hombres que contienen un alma sin fronteras,
una esparcida frente de mundiales cabellos,
cubierta de horizontes, barcos y cordilleras,
con arena y con nieve, tú eres uno de aquellos.

Las patrias te llamaron con todas sus banderas,
que tu aliento llenara de movimientos bellos.
Quisiste apaciguar la sed de las panteras,
y flameaste henchido contra sus atropellos.

Con un sabor a todos los soles y los mares,
España te recoge por que en ella realices
tu majestad de árbol que abarca un continente.

A través de tus huesos irán los olivares
desplegando en la tierra sus más férreas raíces,
abrazando a los hombres universal, fielmente.


de Miguel Hernández,
 en Entre los Poetas Míos... - Colección Antológica de Poesía Social Vol.11, Biblioteca Virtual Omegalfa, 2013.

sábado, 23 de abril de 2016

Generación del ´90

Generación del ´90

Tiempo oscuro,
porvenir sombrío.
Nada queda en la mente del niño.

Se ha nublado
ya su juicio.
Nada espera de tu mundo ni del mío.

No hay sorpresa en sus ojos vacíos.
No hay teatro. No hay motivo.
Sólo posturas, cálculos y olvidos.
Manipula su destino como cierra un libro.

No se enoja ni se alegra,
no se aleja ni se acerca.
Da lo mismo, nada espera
y nada nos dejará.

Por Félix Sánchez Durán.

viernes, 22 de abril de 2016

Aceituneros

Aceituneros

Andaluces de Jaén,
aceituneros altivos,
decidme en el alma, ¿quién
quién levantó los olivos?

No los levantó la nada,
ni el dinero, ni el señor,
sino la tierra callada,
el trabajo y el sudor.

Unidos al agua pura
y a los planetas unidos,
los tres dieron la hermosura
de los troncos retorcidos.

Levántate, olivo cano,
dijeron al pie del viento.
Y el olivo alzó su mano
poderosa de cimiento.

Andaluces de Jaén,
aceituneros altivos,
decidme en el alma, ¿quién
amantó los olivos?

Vuestra sangre, vuestra vida,
no la del explotador
que se enriqueció en la herida
generosa del sudor.

No la del terrateniente
que os sepultó en la pobreza,
que os pisoteó la frente,
que os redujo la cabeza.

Árboles que vuestro afán
consagró al centro del día
eran principio de un pan
que sólo el otro comía.

¡Cuántos siglos de aceituna,
los pies y las manos presos,
sol a sol y luna a luna,
pesan sobre vuestros huesos!

Andaluces de Jaén,
aceituneros altivos,
pregunta mi alma ¿de quién,
de quién son estos olivos?

Jaén, levántate brava
sobre tus piedras lunares,
no vayas a ser esclava
con todos los olivares.

Dentro de la claridad
del aceite y sus aromas,
indican su libertad
la libertad de tus lomas.

de Miguel Hernández,
 en Entre los Poetas Míos... - Colección Antológica de Poesía Social Vol.11, Biblioteca Virtual Omegalfa, 2013.

miércoles, 20 de abril de 2016

Las palabras

Las palabras

No me gaste las palabras
no cambie el significado
mire que lo que yo quiero
lo tengo bastante claro

si usted habla de progreso
nada más que por hablar
mire que todos sabemos
que adelante no es atrás

si está contra la violencia
pero nos apunta bien
si la violencia va y vuelve
no se me queje después

si usted pide garantías
sólo para su corral
mire que el pueblo conoce
lo que hay que garantizar

no me gaste las palabras
no cambie el significado
mire que lo que yo quiero
lo tengo bastante claro

si habla de paz pero tiene
costumbre de torturar
mire que hay para ese vicio
una cura radical


si escribe reforma agraria
pero sólo en el papel
mire que si el pueblo avanza
la tierra viene con él

si está entregando el país
y habla de soberanía
quién va a dudar que usted
es soberana porquería

no me gaste las palabras
no cambie el significado
mire que lo que yo quiero
lo tengo bastante claro


no me ensucie las palabras
no les quite su sabor
y límpiese bien la boca
si dice revolución.

De Mario Benedetti,
en Canciones del más acá, Editorial Sudamericana, 2000.

lunes, 18 de abril de 2016

Mi barrio

Mi barrio

Luego de un gran huracán,
Algunos esperan a ver
Qué ha sido de la suerte
De sus vecinos
Para comenzar a llorar.

Otros,
Comienzan a llorar
Hasta ver a sus vecinos.

Por Félix Sánchez Durán.

sábado, 16 de abril de 2016

Yo soy

Yo soy (fragmento)

Soy de la raza de Falucho
que sin herencia se queda
engranaje de una rueda
que arrastró un carro triunfal;
viejo escudo que ha salvado
la vida a quien lo llevaba
y con desdén lo arrojaba
cuando le llegó a estorbar.

de Gabino Ezeiza,
en http://www.afribuku.com/la-literatura-que-no-cuentan-poetas-afroargentinos/ (5/1/16).

jueves, 14 de abril de 2016

Canto al África

Canto al África (fragmento)

Por duelo o por fortuna
de una raza que es mártir por su historia,
raza digna de gloria.
Porque es noble i altiva
como el león que entre la selva mora.
I que en acerba hora
arrastróla al abismo de la infamia,
Ah! sin temblar la fratricida mano
de un bárbaro Caín, cruel inhumano. […]

Ah! maldito, maldito por mil veces
seas blanco sin fé, tu cruel memoria.
Sea eterno baldón para tu historia.
que deshonre a los hijos de tus hijos.
I lleven en la frente
la mancha de la infamia que tú hicieras.
Cual lleva el hombre negro eternamente
las heridas del alma que le abrieras.
Maldito seas, sí, que hasta te arroje
de su seno la tierra,
porque fuiste su aborto.
Signo de cruda i fraticida guerra.

de Casildo G. Thompson,
en http://www.afribuku.com/la-literatura-que-no-cuentan-poetas-afroargentinos/ (5/1/16).

miércoles, 13 de abril de 2016

El tonto

El tonto

En momentos en que se quieren
desprestigiar los logros políticos de 12 años
a través del acoso judicial a sus mentores.

Mi maestra de primaria
Insistía con la responsabilidad.
Un día, un incendio en el colegio
La obligó a dejarnos atrás.
Así supe que no había nada peor
Que la responsabilidad.

Siempre fui muy tonto
Para distinguir
Las ideas
Del orador.

Mi profesor de secundaria
Insistía e insistía con el respeto.
Un día, una mujer, su esposa, creo,
Se acercó a buscarlo al establecimiento
Y de un sopapo le peinó el pelo.
No sé por qué o no lo recuerdo…
Pero así supe que no había nada peor
Que el respeto.

Siempre fui muy tonto
Para distinguir
Las ideas
Del orador.

El Cura de la parroquia del barrio
Insistía hasta el calvario con la bondad
Y el perdón hacia el prójimo.
Fue a ese Cura, en su parroquia,
Al que agarraron con varios niños
Teniendo sexo en el baño.
Así supe que no había nada peor
Que la bondad y el perdón.

Siempre fui muy tonto
Para distinguir
Las ideas
Del orador.

Por Félix Sánchez Durán.

martes, 12 de abril de 2016

Lincoln

Lincoln (fragmento)

¿Quién el grande demócrata valiente
que del esclavo quebrantó los grillos,
y al trozar para siempre sus anillos
dobló angustiado la inspirada frente?
¡Lincoln! ¡Lincoln! él fue quien poderoso
del polvo alzara una afligida raza,
sintiendo en premio traspasado el pecho.

de Horacio Mendizábal,
en http://www.afribuku.com/la-literatura-que-no-cuentan-poetas-afroargentinos/ (5/1/16).

domingo, 10 de abril de 2016

La cercanía de la nada

La cercanía de la nada

Ahora
sé que mi único destino
es la certidumbre de la vejez
la cercanía de la nada
y su belleza aterradora
FAYAD JAMIS

Cuando se acercan a la nada
y más aún cuando se enfrentan
al pavoroso linde de tinieblas
los poderosos no consiguen
pasar de contrabando su poder
ni la mochila azul de sus lingotes
ni el chaleco antimuerte
ni el triste semillero de sus fobias

pero cuando los pobres de la tierra
se acercan a la nada
los aduaneros nada les confiscan
salvo el hambre
o la sed
o el cuerpo en ruinas

los pobres de la tierra
pasan como si nada
pero tampoco se hagan ilusiones
ya que la nada es nada más que eso
y esa belleza sobrecogedora
que aterra a poderosos e indigentes
a todos los ignora por igual.

De Mario Benedetti,
en Entre los Poetas Míos... - Colección Antológica de Poesía Social Vol.7, Biblioteca Virtual Omegalfa, 2013.

sábado, 9 de abril de 2016

Mi canto

Mi canto (fragmento)

En medio de mi pueblo estoi aislado
Porque donde mi cuna se meció,
con ímpetu arrojada de su lado
una raza de parias ha quedado
i a aquesa raza pertenezco yo. […]

I en escuela, en la calle, donde quiera
i aún en el templo do se adora a Dios,
son nuestras hijas la irrisión primera.
I a nuestras madres el sarcasmo espera
i el insulto i las burlas a las dos.

de Horacio Mendizábal,
en http://www.afribuku.com/la-literatura-que-no-cuentan-poetas-afroargentinos/ (5/1/16).

jueves, 7 de abril de 2016

Conmemoración de la batalla de Cepeda

Conmemoración de la batalla de Cepeda (fragmento)
(1864)


en homenaje al Coronel José María Morales (afrodescendiente)

Un lustro hoy há, señor, que valeroso
el abrazo fuerte de feliz guerrero,
pujante y altanero,
en el combate rudo, pavoroso,
golpe fatal, horrendo descargaba
a su rival, que el lauro disputaba.


de Horacio Mendizábal,
en http://www.afribuku.com/la-literatura-que-no-cuentan-poetas-afroargentinos/ (5/1/16).

martes, 5 de abril de 2016

La libertad

La libertad (fragmento)
(1865)

Esa que pisa con su noble planta
al déspota, levanta al oprimido.
Esa por quien se vierte sangra tanta
se llama Libertad. ¡Nombre querido!

de Horacio Mendizábal,
en http://www.afribuku.com/la-literatura-que-no-cuentan-poetas-afroargentinos/ (5/1/16).

domingo, 3 de abril de 2016

Redención

Redención (fragmento)
(1881)

Ya sonó la hora anunciada
en que una raza oprimida
empieza a entrar en la vida
de sublime redención.
Por fin… la pálida noche
que nuestro cielo cubría,
nos anuncia un bello día,
de dulce resurrección.

Sí, levantemos la frente,
recibamos sus fulgores.
Y en sus cambiantes colores,
inspirémonos también.
Que templen nuestras ideas,
los rayos que el sol envía.
Y alienten el alma fría
los destellos de su sien.

de Mateo Elejalde,
en http://www.afribuku.com/la-literatura-que-no-cuentan-poetas-afroargentinos/ (5/1/16).

viernes, 1 de abril de 2016

El Sur también existe

El Sur también existe

Con su ritual de acero
sus grandes chimeneas
sus sabios clandestinos
su canto de sirenas
sus cielos de neón
sus ventas navideñas
su culto de dios padre
y de las charreteras
con sus llaves del reino
el norte es el que ordena

pero aquí abajo abajo
el hambre disponible
recurre al fruto amargo
de lo que otros deciden
mientras el tiempo pasa
y pasan los desfiles
y se hacen otras cosas
que el norte no prohíbe
con su esperanza dura
el sur también existe

con sus predicadores
sus gases que envenenan
su escuela de chicago
sus dueños de la tierra
con sus trapos de lujo
y su pobre osamenta
sus defensas gastadas
sus gastos de defensa
con sus gesta invasora
el norte es el que ordena

pero aquí abajo abajo
cada uno en su escondite
hay hombres y mujeres
que saben a qué asirse
aprovechando el sol
y también los eclipses
apartando lo inútil
y usando lo que sirve
con su fe veterana
el Sur también existe

con su corno francés
y su academia sueca
su salsa americana
y sus llaves inglesas
con todos su misiles
y sus enciclopedias
su guerra de galaxias
y su saña opulenta
con todos sus laureles
el norte es el que ordena

pero aquí abajo abajo
cerca de las raíces
es donde la memoria
ningún recuerdo omite
y hay quienes se desmueren
y hay quienes se desviven
y así entre todos logran
lo que era un imposible
que todo el mundo sepa
que el Sur también existe

De Mario Benedetti,
en Canciones del más acá, Editorial Sudamericana, 2000.