Las palabras necesitan de un contexto histórico, político, social, cultural, económico y biográfico para significar. Exhorto a los lectores a realizar un viaje de conocimiento acerca de lugares, tiempos y autores para enriquecer la experiencia literaria que propongo en este espacio. Gracias.

domingo, 28 de febrero de 2016

¿De qué se ríe?

¿De qué se ríe?
(Seré curioso)

En una exacta
foto del diario
señor ministro
del imposible

vi en pleno gozo
y en plena euforia
y en plena risa
su rostro simple

seré curioso
señor ministro
de qué se ríe
de qué se ríe

de su ventana
se ve la playa
pero se ignoran
los cantegriles

tienen sus hijos
ojos de mando
pero otros tienen
mirada triste

aquí en la calle
suceden cosas
que ni siquiera
pueden decirse

los estudiantes
y los obreros
ponen los puntos
sobre las íes

por eso digo
señor ministro
de qué se ríe
de qué se ríe

usté conoce
mejor que nadie
la ley amarga
de estos países

ustedes duros
con nuestra gente
por qué con otros
son tan serviles

cómo traicionan
el patrimonio
mientras el gringo
nos cobra el triple

cómo traicionan
usté y los otros
los adulones
y los seniles

por eso digo
señor ministro
de qué se ríe
de qué se ríe

aquí en la calle
sus guardias matan
y los que mueren
son gente humilde

y los que quedan
llorando rabia
seguro piensan
en el desquite

allá en la celda
sus hombres hacen
sufrir al hombre
y eso no sirve

después de todo
usté es el palo
mayor de un barco
que se va a pique

seré curioso
señor ministro
de qué se ríe
de qué se ríe.

De Mario Benedetti,
en Entre los Poetas Míos... - Colección Antológica de Poesía Social Vol.7, Biblioteca Virtual Omegalfa, 2013.

viernes, 26 de febrero de 2016

No me arrepiento de nada

No me arrepiento de nada

Desde la mujer que soy,
a veces me da por contemplar
aquellas que pude haber sido;
las mujeres primorosas,
hacendosas, buenas esposas,
dechado de virtudes,
que deseara mi madre.
No sé por qué
la vida entera he pasado
rebelándome contra ellas.
Odio sus amenazas en mi cuerpo.
La culpa que sus vidas impecables,
por extraño maleficio,
me inspiran.
Reniego de sus buenos oficios;
de los llantos a escondidas del esposo,
del pudor de su desnudez
bajo la planchada y almidonada ropa interior.
Estas mujeres, sin embargo,
me miran desde el interior de los espejos,
levantan su dedo acusador
y, a veces, cedo a sus miradas de reproche
y quiero ganarme la aceptación universal,
ser la «niña buena», la «mujer decente»
la Gioconda irreprochable.
Sacarme diez en conducta
con el partido, el estado, las amistades,
mi familia, mis hijos y todos los demás seres
que abundantes pueblan este mundo nuestro.
En esta contradicción inevitable
entre lo que debió haber sido y lo que es,
he librado numerosas batallas mortales,
batallas a mordiscos de ellas contra mí
-ellas habitando en mí queriendo ser yo misma-
transgrediendo maternos mandamientos,
desgarro adolorida y a trompicones
a las mujeres internas
que, desde la infancia, me retuercen los ojos
porque no quepo en el molde perfecto de sus sueños,
porque me atrevo a ser esta loca, falible, tierna y vulnerable,
que se enamora como alma en pena
de causas justas, hombres hermosos,
y palabras juguetonas.
Porque, de adulta, me atreví a vivir la niñez vedada,
e hice el amor sobre escritorios
-en horas de oficina-
rompí lazos inviolables
y me atreví a gozar
el cuerpo sano y sinuoso
con que los genes de todos mis ancestros
me dotaron.
No culpo a nadie. Más bien les agradezco los dones.
No me arrepiento de nada, como dijo la Edith Piaf.
Pero en los pozos oscuros en que me hundo,
cuando, en las mañanas, no más abrir los ojos,
siento las lágrimas pujando;
veo a esas otras mujeres esperando en el vestíbulo,
blandiendo condenas contra mi felicidad.
Impertérritas niñas buenas me circundan
y danzan sus canciones infantiles contra mí
contra esta mujer
hecha y derecha,
plena.
Esta mujer de pechos en pecho
y caderas anchas
que, por mi madre y contra ella,
me gusta ser.

de Gioconda Belli,
en Escándalo de Miel, Seix Barral, 2011.

miércoles, 24 de febrero de 2016

Huelga

Huelga

Quiero una huelga donde vayamos todos.
Una huelga de brazos, de piernas, de cabellos,
una huelga naciendo en cada cuerpo.

Quiero una huelga
de obreros de palomas
de choferes de flores
de técnicos de niños
de médicos de mujeres.

Quiero una huelga grande,
que hasta el amor alcance.
Una huelga donde todo se detenga,
el reloj las fábricas
el plantel los colegios
el bus los hospitales
la carretera los puertos.

Una huelga de ojos, de manos y de besos.
Una huelga donde respirar no sea permitido,
una huelga donde nazca el silencio
para oír los pasos del tirano que se marcha.

México 1976

de Gioconda Belli,
en Escándalo de Miel, Seix Barral, 2011.

domingo, 21 de febrero de 2016

Todavía hay gente que al viento le llama céfiro...

Todavía hay gente que al viento le llama céfiro...

Todavía hay gente que al viento le llama céfiro,
y hay quien a lo cursi lo llama poesía,
y a la Poesía, locura.
Todavía hay quien canta a la luna.
¡Yo canto a los hombres de la luna!
A los arrabales de la luna,
a los ríos de leche de la luna;
pero todavía hay gente que se asusta,
se asusta cuando una mujer se pone las botas
para pisar mejor el barro,
se asustan porque somos listos,
porque Dios está con nosotros;
ven que nos quemamos y no comprenden las llamas;
porque componemos canciones previsoras
y al avisar gritamos;
porque en nuestros versos
no hablamos de lo que siempre se habló en los versos:
las olas, la boca, los pájaros.
¿Quién dice que en nuestros versos no hay pájaros?
¿Qué son estos gritos si no aves heridas?
No amar lo caduco, lo seco, lo blando.
¡Los poetas amamos a la sangre!
A la sangre encerrada en la botella del cuerpo,
no a la sangre derramada por los campos,
ni a la sangre derramada por los celos,
por los jueces,
por los guerreros;
amamos a la sangre derramada en el cuerpo,
a la sangre feliz que ríe por las venas,
a la sangre que baila cuando damos un beso.
Cantamos al amor.
A lo fresco.

A lo puro.
¡Estamos hartos de cuentos!
¡Y que aprendan los ñoños que el viento es el viento!
Y que cuando se ama, se ama,

y que sólo es pecado el mal comportamiento.

de Gloria Fuertes,
en Entre los Poetas Míos... - Colección Antológica de Poesía Social Vol.5, Biblioteca Virtual Omegalfa, 2012.

sábado, 20 de febrero de 2016

¿Por qué no intentan con argumentos?

¿Por qué no intentan con argumentos?

A lo largo de la Historia,
Para disuadirnos de nuestros actos
Y roer nuestras ideas,
Nos han arrojado piedras,
Nos han cortado las cabezas
Y ahorcado en muchas plazas,
Nos han golpeado
Con bastones largos
Y atacados con afiladas
Espadas.
Nos han fusilado,
Nos han desaparecido,
Nos han mermado,
Nos han pisado,
Nos han tirado sus caballos
Encima
Y sus perros nos han cazado.
Nos han intentado lavar la cabeza
Con informaciones espurias;
Dio mejor resultado.
Sin embargo,
Acá estamos…
Seguimos avanzando
Y no nos detenemos.

¿Por qué no intentan
Con argumentos?

Por Félix Sánchez Durán.

viernes, 19 de febrero de 2016

Decir que No

Decir que No

Ya lo sabemos
es difícil
decir que no
decir no quiero

ver que el dinero forma un cerco
alrededor de tu esperanza
sentir que otros
los peores
entran a saco por tu sueño

ya lo sabemos
es difícil
decir que no
decir no quiero

no obstante
cómo desalienta
verte bajar tu esperanza
saberte lejos de ti mismo

oírte
primero despacito
decir que sí
decir sí quiero
comunicarlo luego al mundo
con un orgullo enajenado
y ver que un día
pobre diablo
ya para siempre pordiosero
poquito a poco
abres la mano
y nunca más
puedes
cerrarla.

De Mario Benedetti,
en Entre los Poetas Míos... - Colección Antológica de Poesía Social Vol.7, Biblioteca Virtual Omegalfa, 2013.

martes, 16 de febrero de 2016

Los míos

Los míos

Hay gente que abandona
sus ideales cuando les salen arrugas
y abandonan a sus mujeres
cuando la correlación de fuerzas se vuelve muy desfavorable.

Pero esos
no son de los míos
y mucho menos ahora que el cielo se ensombrece.

De Jorge Riechmann,
en El corte bajo la piel, Editorial Bitácora, 1994.

domingo, 14 de febrero de 2016

No es todo

No es todo

“No es todo hacer una poesía para el pueblo,
sino un pueblo para la poesía,
por eso escribo para el niño
y para el adolescente
que pronto serán el nuevo pueblo decente.
Mi sitio es estar en medio del pueblo
y ser un medio del pueblo
para servir sólo al pueblo.
Estoy con el pueblo de donde vine
y adonde voy para quedarme”

de Gloria Fuertes,
en Entre los Poetas Míos... - Colección Antológica de Poesía Social Vol.5, Biblioteca Virtual Omegalfa, 2012.

viernes, 12 de febrero de 2016

Competitividad

Competitividad

Si trabajas en Navarra
te caparemos el salario
para que seas competitivo frente al obrero de Sajonia
Si trabajas en Sajonia
rebajaremos tu salario
para que seas competitivo frente al trabajador coreano.
Si trabajas en Corea del Sur
mellaremos tu salario
para que seas competitivo frente al obrero de Bolivia.
Si trabajas en Bolivia
mutilaremos tu salario
para que seas competitivo con el obrero portugués.
Si trabajas en Portugal
te humillaremos el salario
para que seas competitivo frente al trabajador navarro.

Y aquí vuelve a empezar el espléndido ciclo
de la innovación empresarial.

De Jorge Riechmann,
en Entre los Poetas Míos... - Colección Antológica de Poesía Social Vol.16, Biblioteca Virtual Omegalfa, 2013.

jueves, 11 de febrero de 2016

Los portadores de sueños

Los portadores de sueños

En todas las profecías
está escrita la destrucción del mundo.
Todas las profecías cuentan
que el hombre creará su propia destrucción.
Pero los siglos y la vida
que siempre se renueva
engendraron también una generación
de amadores y soñadores,
hombres y mujeres que no soñaron
con la destrucción del mundo,
sino con la construcción del mundo
de las mariposas y los ruiseñores.
Desde pequeños venían marcados por el amor.
Detrás de su apariencia cotidiana
Guardaban la ternura y el sol de medianoche.
Las madres los encontraban llorando por un pájaro muerto
y más tarde también los encontraron a muchos muertos
como pájaros.

Estos seres cohabitaron con mujeres traslúcidas
y las dejaron preñadas de miel y de hijos verdecidos
por un invierno de caricias.
Así fue como proliferaron en el mundo los portadores de
sueños,
atacados ferozmente por los portadores de profecías
habladoras
de catástrofes.
los llamaron ilusos, románticos, pensadores de utopías
dijeron que sus palabras eran viejas
y, en efecto, lo eran porque la memoria del paraíso
es antigua como el corazón del hombre.
Los acumuladores de riquezas les temían
lanzaban sus ejércitos contra ellos,
pero los portadores de sueños todas las noches hacían el
amor
y seguía brotando su semilla del vientre de ellas
que no sólo portaban sueños sino que los multiplicaban
y los hacían correr y hablar.

De esta forma el mundo engendró de nuevo su vida
como también había engendrado
a los que inventaron la manera de apagar el sol.
Los portadores de sueños sobrevivieron a los climas gélidos
pero en los climas cálidos casi parecían brotar por
generación espontánea.
Quizá las palmeras, los cielos azules, las lluvias torrenciales
Tuvieron algo que ver con esto,
La verdad es que como laboriosas hormiguitas
estos especímenes no dejaban de soñar y de construir hermosos
mundos,
mundos de hermanos, de hombres y mujeres que se llamaban
compañeros,
que se enseñaban unos a otros a leer, se consolaban en las
muertes,
se curaban y cuidaban entre ellos, se querían, se ayudaban
en el arte de querer y en la defensa de la felicidad.
Eran felices en su mundo de azúcar y de viento
de todas partes venían a impregnarse de su aliento de sus
claras miradas
hacia todas partes salían los que habían conocido portando
sueños
soñando con profecías nuevas que hablaban de tiempos de
mariposas y ruiseñores
y de que el mundo no tendría que terminar en la hecatombe.
Por el contrario, los científicos diseñarían puentes, jardines,
juguetes sorprendentes
para hacer más gozosa la felicidad del hombre.
Son peligrosos - imprimían las grandes rotativas
Son peligrosos - decían los presidentes en sus discursos
Son peligrosos - murmuraban los artífices de la guerra.
Hay que destruirlos - imprimían las grandes rotativas
Hay que destruirlos - decían los presidentes en sus discursos
Hay que destruirlos - murmuraban los artífices de la guerra.

Los portadores de sueños conocían su poder por eso no se
extrañaban
también sabían que la vida los había engendrado
para protegerse de la muerte que anuncian las profecías
y por eso defendían su vida aun con la muerte.
Por eso cultivaban jardines de sueños
y los exportaban con grandes lazos de colores.
Los profetas de la oscuridad se pasaban noches y días enteros
vigilando los pasajes y los caminos
buscando estos peligrosos cargamentos
que nunca lograban atrapar
porque el que no tiene ojos para soñar
no ve los sueños ni de día, ni de noche.

Y en el mundo se ha desatado un gran tráfico de sueños
que no pueden detener los traficantes de la muerte;
por doquier hay paquetes con grandes lazos
que sólo esta nueva raza de hombres puede ver
la semilla de estos sueños no se puede detectar
porque va envuelta en rojos corazones
en amplios vestidos de maternidad
donde piesecitos soñadores alborotan los vientres
que los albergan.
Dicen que la tierra después de parirlos
desencadenó un cielo de arcoiris
y sopló de fecundidad las raíces de los árboles.
Nosotros sólo sabemos que los hemos visto
sabemos que la vida los engendró
para protegerse de la muerte que anuncian las profecías.

De Gioconda Belli,
en Escándalo de Miel, Seix Barral, 2011.

miércoles, 10 de febrero de 2016

Inundaciones

Inundaciones

Los pobres viven abajo esperando que el río
se levante en la noche y se los lleve al mar.
He visto pequeñas cunas que flotaban, destrozos
de viviendas, sillas, y una cólera augusta
de lívidas aguas en que se confunden el cielo y el terror.

Sólo es para ti, pobre, para tu esposa y tu sembrado,
para tu perro y tus herramientas,
para que aprendas a mendigo.

El agua no sube hasta las casas de los caballeros
cuyos nevados cuellos vuelan desde las lavanderías.
Como este fango arrollador y estas ruinas que nadan
con tus muertos vagando dulcemente hacia el mar,
entre las pobres mesas y los perdidos árboles
que van de tumbo en tumbo mostrando sus raíces.

De Pablo Neruda,
en Entre los Poetas Míos... - Colección Antológica de Poesía Social Vol.3, Biblioteca Virtual Omegalfa, 2013.

Insomnio con palabras

Insomnio con palabras

De noche las palabras transcurren de puntillas
discretas andan entre los objetos
temerosas del ruido se descalzan
Sobre mis hombros insomnes aletean
el poema me saca de la cama
Tanto silencio rodea mis dos manos
estas que forman signos señales de humo lazos
para llegar a otros y atravesar misteriosas distancias
Quiero decir que vivo quiero decir que quiero
que sufro que me río
que soy un amasijo de mujer al filo de la noche y el desvelo
Mujer de pájaros de estaciones de blanco y negro
Poeta mujer ávida de palabras
en un país con un idioma extraño.

Noviembre, 1990.

De Gioconda Belli,
en El ojo de la mujer, Visor Libros, 1991.

martes, 9 de febrero de 2016

Cuando me vaya

Cuando me vaya

Cuando la suerte me lleve
A mi última cama, que será tuya también,
Y seas vos quien me bese
Y yo no pueda devolverte el beso
Y tus lágrimas me refresquen,
Espero que puedas decir de mí
Que fui un amado esposo,
Un amante ejemplar, que aprendí,
Que fui fiel compañero,
Que siempre te entendí,
Que siempre te atendí,
Que siempre te acompañé,
Y que nunca, pero nunca,
Me rendí.

Que estés orgullosa de mí,
Junto con tu amor,
Me abrirá todas las puertas
Del cielo.

Por Félix Sánchez Durán.

lunes, 8 de febrero de 2016

Los luchadores

Los luchadores

Los que luchan
Incansablemente,
Los que no tienen tregua
Ni la quieren,
Los que no distinguen
La vida mísera y la muerte,
Los que nunca saben si cavan
Una trinchera
O una fosa con su suerte…
A ellos,
Toda mi admiración;
Me inclino.
Y no me importará mucho
La bandera que lleven.

Por Félix Sánchez Durán.

domingo, 7 de febrero de 2016

Mi infancia

Mi infancia

Fui un pequeño barco
Dentro de un puerto
Con grandes escolleras
Que protegían
Contra viento y marea,
Una especie de bahía
Con una gran puerta de cristal
Por la que poco se veía.
Mucha, pero mucha
Niebla.

Lo mejor que pudo sucederme
Fue que se rompiesen las amarras
Y me llevase la corriente.

A lo lejos,
Mi infancia parece más
Una bañera.

Por Félix Sánchez Durán.

viernes, 5 de febrero de 2016

Pesimista

Pesimista

Algunos ven una uva
Y la disfrutan
En el momento.
Otros ven vino.
Otros, ven la uva
Y se preguntan
Por su tipo
-son los científicos-.
Otros, ven la uva
Y ven piel, semillas y pulpa
-anatomistas-.
Otros, ven una simple fruta
-indiferentes-.
Algunos, ven la uva
Y piensan en la sangre
De Cristo
-religiosos-.
Otros, ven la uva
Y les parece poco
-ambiciosos-.
Otros, los artistas,
Ven belleza.
Yo veo la uva
Y veo a la humanidad
En disputa por ella.

Por Félix Sánchez Durán.

miércoles, 3 de febrero de 2016

A veces...

A veces...

A veces,
No muchas,
Cuando tenemos suerte,
Tenemos dos opciones.
No tres, cuatro o
Más...
Dos.
El resto de las veces
Creemos elegir,
Pero no es más
Que una gran
Ilusión.

Por Félix Sánchez Durán.

martes, 2 de febrero de 2016

"Esperanza"

"Esperanza"

Construí un barquito,
Lo llamé “Esperanza”.
Fue una cáscara de nuez
Su gran coraza.
Construí un barquito,
Lo llamé “Esperanza”.

Lo llevé a navegar
A la puerta de casa.
Me senté en la acera,
Lo metí en la zanja.
Infortunio de mi suerte,
Al llegar a media cuadra,
Los ojos saqué de encima
A mi flota de una barca.

No sé si se ha hundido,
No sé si aún navega,
No sé si lo he perdido...

Construí un barquito,
Lo llamé “Esperanza”.

Por Félix Sánchez Durán.