Las palabras necesitan de un contexto histórico, político, social, cultural, económico y biográfico para significar. Exhorto a los lectores a realizar un viaje de conocimiento acerca de lugares, tiempos y autores para enriquecer la experiencia literaria que propongo en este espacio. Gracias.

martes, 27 de octubre de 2015

Slogan mata idea

Slogan mata idea

Tengo una idea”,
Dijo el gaucho,
Y arrojó la carta
Sobre la mesa.

Tengo un slogan”,
Dijo el adversario,
Y ganó, en esa ronda,
Todo lo apostado.

Por Félix Sánchez Durán.

martes, 20 de octubre de 2015

La calculadora

La calculadora

Me apuntó
Con su calculadora
Y le disparé.
La Justicia me condenó.
¿Será realmente ciega?
Defensa propia argumenté
Pero me encerró igual.
La Justicia acaso ignora
Que la calculadora
También puede matar.

Por Félix Sánchez Durán

Permiso para sentir

Permiso para sentir

Escribió sus palabras
Desde el corazón
Pero se le rieron los eruditos
Porque había escrito hamor.

¡Burra! -le gritaron
Con desdén-
¿Es que acaso no sabes
Cómo escribir bien?

-Tal vez no entiendan
Por qué no la tildé,
-Respondió ella-,
Pero deben comprender
Que el hamor sin ese suspiro previo,
Sin ese momento de deseo,
Es una vulgar expresión
Que cualquiera puede,
Conociendo las reglas,
Dar a conocer.

Lo que yo siento
Es húnico, hirrepetible
Y singulhar.
No me vengan a hablar
De cómo debo expresar
Lo que siento
Por esa persona
Que no tiene higual.
Si hella lo entiende
A mí vendrá
Y seremos felices
Mientras ustedes seguirán
Tachando palabras
Que otras podemos
Crehar e himaginar.


Por Félix Sánchez Durán

lunes, 5 de octubre de 2015

Cuestión de estrategia

Cuestión de estrategia

De nada sirve
Gritarle fuerte
A un sordo.
Es sordo
Y no te oirá.

De nada sirve,
Te repito,
Gritarle fuerte
Al sordo.
Es sordo
Y no te oirá.


De nada sirve
Decirle al necio,
Al obstinado,
Que no le grite
Al sordo.

Es necio,
Obstinado,
Y volverá
A gritar.

Por Félix Sánchez Durán

viernes, 2 de octubre de 2015

52 almas...

52 almas...

A R.J.

Nada espero
Del que me apunta
Con su calculadora.
Nada espero
Del que manipula
Mi televisor.

Pero cuando el que hiere
Es un traidor;
Cuando la daga
No penetra desde el exterior,
Sino que sale del propio riñón;
Cuando los sueños se vuelven pesadillas;
Cuando nadamos a río abierto
Y se aleja más la orilla;
Cuando el viento que todo empuja
Se hace brisa
Y el asesino marcha
Entre tus filas...
Siento náuseas
Y mi ira pierde toda razón.
La justicia
No alcanza…

52 almas…

Sea el Pueblo
Tu jurado,
Tu verdugo,
Y tu sepulturero.
Por mí,
Te irías directo
Al infierno.
A todos los infiernos.
Uno por cada vida menos.

Por Félix Sánchez Durán.