Las palabras necesitan de un contexto histórico, político, social, cultural, económico y biográfico para significar. Exhorto a los lectores a realizar un viaje de conocimiento acerca de lugares, tiempos y autores para enriquecer la experiencia literaria que propongo en este espacio. Gracias.

miércoles, 13 de mayo de 2015

El tren de la alegría

El tren de la alegría

Veo pasar, otra vez,
El tren de la alegría.
Pasa con sus payasos,
Derrochadores,
Ventajistas,
Salpicadores de indiferencia,
Consumidores de todo...

Veo pasar, otra vez,
El tren de la alegría
Que seduce con sus noches
De lujuria, de fiesta continua,
Infinita.

Tren cargado de figuras egoístas,
Ídolos de poca monta,
Grandes individualidades,
Máscaras rituales,
Viejos fiesteros que no pagan la cuenta
Y se la dejan pendiente
Al que la encuentra.

Veo pasar, otra vez,
El tren de la alegría,
Que atropella transeúntes
Y se da a la fuga,
Que tiene parada en todos lados
Y en todos lados
Hay quien suba.

Veo pasar, otra vez,
El tren de la alegría
Y cada vez estoy más tentado
De entregarme a los placeres
Que vencen
Toda idea de remordimiento.

El tren ya pasó
Y yo no sé
Si acaso no voy dentro.

Por Félix Sánchez Durán.

lunes, 11 de mayo de 2015

S/Tít (Padre Mugica)

(Al Padre Mugica*)

Fue apenas un resplandor,
ni siquiera sintió el calor
que quería cocinarle el alma
y él, que era del barro y de la tierra
cayó de rodillas para mirar el cielo.

Las lágrimas cruzaron cicatrices
en los rostros olvidados,
perdidos en el tiempo,
empujados a las sombras
para volver al miedo.

El padre de los pobres,
el padre nuestro,
tendido sobre el mundo
que se volvió un misterio,
un zarpazo frío,
de vinagre y hielo.

Cuantos ángeles pobres
detuvieron su vuelo
cuantos pies descalzos
volvieron al suelo,
al hambre sin nombre,
al detrás, 
al afuera,
al debajo, 
al desierto,
aquel día en que Cristo
desclavó su manos
para abrazar un muerto.

De Alejandro Ippolito,
en https://www.facebook.com/alejandro.ippolito.7?fref=nf (11/5/15).
* Nota del editor del blog.