Las palabras necesitan de un contexto histórico, político, social, cultural, económico y biográfico para significar. Exhorto a los lectores a realizar un viaje de conocimiento acerca de lugares, tiempos y autores para enriquecer la experiencia literaria que propongo en este espacio. Gracias.

jueves, 31 de octubre de 2013

Señora de la Mecedora, Guardiana del Recuerdo

Señora de la Mecedora, Guardiana del Recuerdo

De espejos y de sombras está lleno el cuarto.
Difícil dormirse sin ver al mismísimo diablo.
Sin embargo, no es él quien me asusta,
Es la señora que desde su mecedora no deja de mirarme
Y, aunque me cubro con mis sábanas mágicas,
El rojo sangre de su mirada penetrante
Invade mis sueños y me atormenta.

Salgo de mi lecho para preguntarle: -“¿Qué desea?”-.
Agudiza su mirada, enfoca en mi difusa alma
Y saca los recuerdos más dolorosos de mi ayer.
Pálido, estupefacto. Luego, tembloroso, desvariando,
Meto mano en mi comprimido pecho y arrancando
Mi inservible corazón de restos de moho y carbón,
Telarañas y murciélagos, vuelvo a pensar en vos.

Preguntará el destino qué pasó y no sabré responder
Por qué dejé esos recuerdos tan lejos de mí.
A un tiempo me hicieron libre y esclavo sin saber
Que la roca pesada que cargo y hoy deposito acá,
Aplasta e ignora un costado de la cama, vacío,
Que alguna vez alguien hubo de ocupar
Y Él, tirano del reloj y la exactitud, se encargó de llevar.

Sombra de amor que no está, espejos de figuras
Que se encargan de recordarme que no debo olvidar.
Señora de la mecedora, gracias por volver esta noche
Y no permitir que mi olvido, esa roca, se instale
A dormir en mi cama, añeja, con un poco de su aroma
Y una almohada que una vez fue estrangulada en largo bostezo
De abrazos, besos, teamos, dulcesueños e inconclusos hastaluegos.

Señora de la mecedora, tormento eterno,
Estar vivo duele. El dolor es recuerdo, mas nunca olvido.
El olvido me aleja de tu aroma, tu almohada, tu lado de la cama.
El olvido vacía mi existencia. Pierdo sentido.
Extrañarte me mantiene vivo y puedo despertar del sinfín,
Ver que estás acá; suspirar en medio de mi transpirar agitado;
Abrazarte, agradecer, dejar caer unas lágrimas, y volver a dormir.

Señora de la mecedora, guardiana del recuerdo.
Señora de la mecedora, vigía del futuro,
De la memoria vívida, del presente iluminado,
No se marche jamás de mi lado.
Siga llenando de sentido mi vida
Y recuérdeme que todo podría desaparecer
Una mañana como cualquier otra,
Para así, seguir luchando.

Por Félix Sánchez Durán

miércoles, 30 de octubre de 2013

Desaparecida (llamado desesperado a las nuevas generaciones)

Desaparecida (llamado desesperado a las nuevas generaciones)

Vejada, ultrajada, sometida,
De espaldas al torturador.
Violada, violentada, abusada,
Sus gritos cayeron en silencios profundos,
Acompañados de llantos contiguos
De los que nada podían hacer salvo morir
En calabozos vecinos.

Maltratada, herida, dañada,
Dulce niña adolescente que perdió su simiente
Ante un cruel opresor, torturador y violador.
Una y otra vez penetrada, forzada, obligada
A asumir la posición de sumisión
Ante varios rostros, rangos, fuerzas,
Picanas y secretos… pero un mismo dolor.

Humillada, profanada, jamás olvidada…
Abofeteada, golpeada, pisoteada;
Asesinada y desaparecida.
No me pidan sutilezas;
La memoria sigue viva
Cuando es piel de gallina
Y no historia en un papel.

¡Generaciones venideras!,
Entiendan bien lo que eso era
Y que no vuelva a suceder.

¡No todo lo mismo da..!
¡No todo es lo mismo!

Por Félix Sánchez Durán

martes, 29 de octubre de 2013

Existencial

Existencial

Abrazo la angustia de vivir en un mundo incierto,
De saber que la verdad y la razón son decisiones humanas,
Subjetivas en su ser y esclavizadoras en su actuar.
'Cuando el peligro aceche, nos podremos salvar',
Y pensaremos que la receta es por siempre nuestra.
La correcta forma de actuar nos devorará cada vez más
Y nunca sabremos si somos sólo por ser o porque así lo quisimos.
Mi libertad se va cada vez que la busco, y la repetición de palabras,
De actos o emblemas, me viene a buscar... Y ya muerto creo
Que todo será siempre igual, que todo será igual.

Por Félix Sánchez Durán

viernes, 11 de octubre de 2013

Seremos libres...

Seremos libres...

Sólo cuando la mujer deje de estar subordinada,
Todos seremos libres…
Sólo cuando el último de los esclavos
Haya dejado sus grilletes detrás
Y no deba pagar con injusticia y desigualdades
Su tránsito por esta tierra, la tierra de los mortales,
Todos seremos libres…
Sólo cuando el niño pueda dedicarse tan sólo a jugar,
Y el enfermo, a curarse,
Todos seremos libres…
Sólo cuando todos nos sepamos mujeres, esclavos,
Niños, enfermos y mortales,
Seremos libres.
Hasta entonces, viviremos con una idea errónea
De lo que la libertad significa
Y estaremos completamente sometidos.

Por Félix Sánchez Durán

domingo, 6 de octubre de 2013

Buenos Aires

Buenos Aires

Malhumorada; inquieta; incoherente.
Exagerada; exigente; exhaustiva.
Luminosa; oscura y pálida.
Gritona; alegre y quejosa.

Sensible; puteadora; y un poco sucia.
Alarmista; desprolija; tal vez inmadura.
Caprichosa, por el sólo hecho de romper la métrica.

Ensimismada; pedante; voluptuosa.
Injusta; justa; instintiva.
Insegura; soberbia; amargada.
Agrietada; agresiva y graciosa.

Prejuiciosa; criticona; sobre todo chusma.
Poderosa; vívida y a veces cariñosa.
Intolerante; irritable; intensa.
Cafeinómana; futbolera; políticamente incorrecta.

Tanguera por llorar; roquera por defecto.
Lectora; machista y un poco una mierda.
Ruidosa; ensordecedora; charleta.
Acogedora; cogedora; insomne.

Confrontativa; miedosa; entrañable.
Subyugante; rebelde; calentona.

Soñadora, si duerme la siesta.

Pragmática, si empiezan los tiros.

Susceptible;
Frágil,
de lejos.

Solitaria;
distante,
del tamaño de un
dedo.

Buenos Aires de noche, desde el avión que vuelve.

Perdida,
en silencio,
entre callecitas sin asfalto.

Casi, casi, como yo.

Por María Daniela Hartmann.

La ley tu ley

La ley tu ley (fragmento)

vuelvo a pintar las flores de mi juventud
vuelvo a ver el amanecer
sin temor
ya nunca nadie podrá decirme éstas no son horas
veo amanecer como una mujer no como una joven temerosa
de la ley tu ley
el acero de esta luz para una mujer sola
que no debe temer sino decidir

De Juana Bignozzi
en Antología de Poesía Argentina de Hoy, Bruguera, 2010.

La marcha de los terneros

La marcha de los terneros

Detrás del tambor
trotan los terneros,
los parches los hacen
con sus propios pellejos.

El carnicero llama. Los ojos bien cerrados,
el ternero lo sigue con paso redoblado.
Y aquellos que ya fueron pasto del matadero,
colman las filas en espíritu encarnados.

Alzan las manos y saludan
y muestran en ellas
manchas de sangre
aunque siguen vacías.

El carnicero llama. Los ojos bien cerrados.
El ternero lo sigue a paso redoblado.
Y aquellos que ya fueron pasto del matadero,
colman las filas en espíritu encarnados.

Hay una cruz gamada
en la bandera roja.
El pobre mira el gancho
que desgarra y despoja.

El carnicero llama. Los ojos bien cerrados.
El ternero lo sigue a paso redoblado.
Y aquellos que ya fueron pasto del matadero,
colman las filas en espíritu encarnados.

De Bertolt Brecht
en 80 poemas y canciones,  Adriana Hidalgo Editora, 2008.

El descenso

El descenso (fragmento)

Están la cordillera de Los Andes y el Pacífico
abrazados debajo de la piedras. Las margaritas
crecen en la primavera. Tal vez la primavera
crezca. Tal vez las montañas y el océano
abrazados se levanten desde debajo de las piedras
y sean las margaritas de la nueva primavera.
Bruno, Susana, tal vez sus cuerpos se levanten
desde debajo de la piedras. En una tierra enemiga
es cosa común que las margaritas sostengan la
nieve que quedó de los caídos cuerpos en la
primavera.

De Raúl Zurita
en INRI, Visor Libros, 2004.

jueves, 3 de octubre de 2013

España pobre por culpa de los ricos

España pobre por culpa de los ricos

La pobreza era por España
como caballos llenos de humo,
como piedras caídas del
manantial de la desventura,
tierras cereales sin
abrir, bodegas secretas
de azul y estaño, ovarios, puertas, arcos
cerrados, profundidades
que querían parir, todo estaba guardado
por triangulares guardias con escopeta,
por curas de color de triste rata,
por lacayos del rey de inmenso culo.
España dura, país manzanar y pino,
te prohibían tus vagos señores:
A no sembrar, a no parir las minas,
a no montar las vacas, al ensimismamiento
de las tumbas, a visitar cada año
el monumento de Cristóbal el marinero, a relinchar
discursos con macacos venidos de América,
iguales en "posición social" y podredumbre.
No levantéis escuelas, no llenéis los graneros
de abundancia trigal: rezad, bestias, rezad,
que un dios de culo inmenso como el culo del rey
os espera: "Allí tomaréis sopa hermanos míos".

De Pablo Neruda
en España en el Corazón, Ediciones Ercilla, 1938.

miércoles, 2 de octubre de 2013

Otra noción de patria

Otra noción de patria (fragmento)

llena pletórica de vacíos
mártir de su destino provisorio
patria arrollada en su congoja
puesta provisoriamente a morir
guardada por sabuesos no menos provisorios

pero los hombres de mala voluntad
no serán provisoriamente condenados
ni de ellos será el reino de los cielos
ya que como es público y notorio
no son pobres de espíritu

los hombres de mala voluntad
no sueñan con muchachas y justicia
sino con locomotoras y elefantes
que acabn desprendiéndose de un guinche ecuánime
que casualmente pende sobre sus testas
no sueñan como nosotros con primaveras y alfabetizaciones
sino con robustas estatuas al gendarme desconocido
que a veces se quiebran como mazapán

los hombres de mala voluntad
no todos sino los verdaderamente temerarios
cuando van al analista y se confiesan
somatizan el odio y acaban vomitando

a propósito
son ellos que gobiernan

gobiernan con garrotes expedientes cenizas
con genuflexiones concertadas
y genuflexiones espontáneas
minidevaluaciones que en realidad son mezzo
mezzodevaluaciones que en realidad son macro

gobiernan con maldiciones y sin malabarismos
con malogros y malos pasos
con maltusianismo y malevaje
con malhumor y malversaciones
con maltrato y malvones
ya que aman las flores como si fueran prójimos
pero no viceversa

los hombres de pésima voluntad
todo lo postergan y pretergan
tal vez por eso no hacen casi nada
y ese poco no sirve

si por ellos fuera le pondrían
un durísimo freno a la historia
tienen pánico de que ésta se desboque
y les galope por encima pobres
tienen otras inquinas verbigracia
no les gustan los jóvenes ni el himno
los jóvenes bah no es una sorpresa
el himno porque dice tiranos temblad
y eso les repercute en el duodeno
pero sobre todo les desagrada
porque cuando lo oyen
obedecen y tiemblan

sus enemigos son cuantiosos y tercos
marxistas economistas niños sacerdotes
pueblos y más pueblos

qué lata es imposible acabar con los pueblos
y casi cien catervas internacionales
que tienen insolentes exigencias
como pan nuestro y amnistía

no se sabe por qué
los obreros y estudiantes no los aman

sus amigos entrañables tienen
algunas veces mala entraña
digamos pinochet y el apartheid
dime con quién andas y te diré go home

también existen leves contradicciones
algo así como una dialéctica de oprobio
por ejemplo un presidio se llama libertad
de modo que si dicen con orgullo
aquí el ciudadano vive en libertad
significa que tiene diez años de condena 

De Mario Benedetti
en La Casa y el Ladrillo, Losada, 1998.