Las palabras necesitan de un contexto histórico, político, social, cultural, económico y biográfico para significar. Exhorto a los lectores a realizar un viaje de conocimiento acerca de lugares, tiempos y autores para enriquecer la experiencia literaria que propongo en este espacio. Gracias.

lunes, 17 de julio de 2017

HHM

HHM
A la memoria de Rafael Ianover

Algún día te llegarán
Noticias del infierno:
El Magnate ha muerto.
Tal vez sea lo último
Que puedas dar por cierto.

Por Félix Sánchez Durán.

domingo, 16 de julio de 2017

En castellano

En castellano

Aquí tenéis mi voz endurecida y sola.
Alzada contra el cielo de los dioses absurdos,
mi voz apedreando las puertas de la muerte
con cantos que son duras verdades como puños.

Dios ha muerto hace tiempo, antes de ayer. Ya hiede.
Aquí tenéis mi voz zarpando hacia el futuro.
Adelantando el paso a través de las ruinas,
hermosa como un viaje alrededor del mundo.

Mucho he sufrido. Pero también sufrieron otros.
En este tiempo todos hemos sufrido mucho.
Yo levanto una copa de alegría en las manos,
en pie contra el crepúsculo.

Borradlo. Labraremos la paz, la paz, la paz,
a fuerza de caricias, a puñetazos puros.
Aquí os dejo mi voz escrita en castellano.
España, no te olvides que hemos sufrido juntos.

De Blas de Otero,
en La poesía histórica de Blas de Otero (Elena Perulero Pardo-Balmonte), Universidad Autónoma de Madrid, 2013.

jueves, 6 de julio de 2017

Unidad

Unidad

«Si todos nos sintiéramos hermanos.
(pues la sangre de un hombre ¿no es igual a otra sangre?).
Si nuestra alma se abriera. (¿No es igual a otras almas?).
Si fuéramos humildes. (El peso de las cosas
¿no iguala la estatura?)

Si el amor nos hiciera poner hombro con hombro,
fatiga con fatiga,
y lágrima con lágrima.

Si nos hiciéramos unos.
Unos con otros.
Unos junto a otros.
Por encima del fuego y de la nieve,
aún más allá del oro y de la espada.

Si hiciéramos un bloque sin fisura
con los dos mil millones
de rojos corazones que nos laten.

Si hincáramos los pies en nuestra tierra
y abriésemos los ojos, serenando la frente,
y empujáramos recio, con el puño y la espalda,
y empujáramos recio, solamente hacia arriba,
¡qué hermosa estructura se alzaría del lodo!».

De Ángela Figuera Aymerich,
en Entre los Poetas Míos... - Colección Antológica de Poesía Crítica Vol.1, Biblioteca Virtual Omegalfa, 2012.

jueves, 25 de mayo de 2017

Humos

Humos

Está quieta la tarde en el café. Pasa
la niña que pide y
se llama Marí. Su tristeza
pisa la ciudad y rostros
que dieron su vida por la vida y
la niña repite. El sueño 
es un libro enrollado, echa humo
como si fuera un horno grande. Su mano dice
que el mundo es cóncavo.

De Juan Gelman
en Valer la Pena, Editorial Planeta-Seix Barral, 2001.

martes, 23 de mayo de 2017

Culpa

Culpa

Si un niño agoniza, poco a poco, en silencio,
con el vientre abombado y la cara de greda.
Si un bello adolescente se suicida una noche
tan sólo porque el alma le pesa demasiado.
Si una madre maldice soplando las cenizas.
Si un soldado cansado se orina en una iglesia
a los pies de una Virgen degollada, sin Hijo.
Si un sabio halla la fórmula que aniquile de un golpe
dos millones de hombres del color elegido.

Si las hembras rehúyen el parir. Si los viejos
a hurtadillas codician a los guapos muchachos.
Si los lobos consiguen mantenerse robustos
consumiendo la sangre que la tierra no empapa.

Si la cárcel, si el miedo, si la tisis, si el hambre.
Es terrible, terrible. Pero yo, ¿qué he de hacerle?
Yo no tengo la culpa. Ni tú, amigo, tampoco.
Somos gente honrada. Hasta vamos a misa.
Trabajamos. Dormimos. Y así vamos tirando.
Además, ya es sabido. Dios dispone las cosas.

Y nos vamos al cine. O a tomar un tranvía.

De Ángela Figuera Aymerich,
en Entre los Poetas Míos... - Colección Antológica de Poesía Crítica Vol.1, Biblioteca Virtual Omegalfa, 2012.

domingo, 21 de mayo de 2017

Torcazas

Torcazas

Se pasa de inocente a culpable
en un segundo. El tiempo 
es así, torcazas
que cantan en un árbol cansado.
La carne piensa y no llora. Pensar
es ver la nada que flota
en una cucharada de sopa.
El dolor no se olvida
de uno. Sombras ahí,
distancias, superficies,
olor a sospechas podridas, congojas
que no mueven los pies.
El tiempo borra el sudor frío
del alma y si hace falta el alma. Pega con
el leve sonido a compañeros 
colgados en la noche, son
urgentes, hacen
un país que nadie conoce
en el camino que empieza
donde acaba la lengua del empujado.
están tendidos en las jaulas
de la sensación. Hay miedo
en la memoria prohibida, el sabor
del día que se distrajo y abre
de repente los deseos de ayer. Una
luna enorme finge acompañamientos. Vuela
la pérdida ojos adentro como
la longuera de un pájaro azul. Los
compañeros, ¿están despiertos para
que pregunte quién soy? ¿No duermen
en lo que es no es? Las calles
sucias de amanecer son un error. La
emoción entre mi vida y
la conciencia de mi vida
es una continuidad que no
me pertenece. Agradezco
el saltito del pájaro en la rama
que abriga cuando
el cuarto que abandono navega
en sales, brumas, el espanto y
mi pecho metido en el polvo.
Y yo al revés.

De Juan Gelman
en Valer la Pena, Editorial Planeta-Seix Barral, 2001.

viernes, 19 de mayo de 2017

Lento, viejo, sabio

Lento, viejo, sabio

Te vi posarte sobre mi pulóver
Y hundir tu aguijón, profundo.
No sé si es que me volví más viejo,
Más lento
O más sabio,
Pero no atiné a echarte.
Tal vez supe de inmediato
Que no llegarías
A chupar mi sangre.

Por Félix Sánchez Durán.

miércoles, 17 de mayo de 2017

El antiterrorista

El antiterrorista

Debemos combatir el terrorismo. 
Pero para eso hay que sembrar el miedo. 
Nada mejor que decir que existe el demonio 
y sus partidarios irán al infierno. 
Para combatir la violencia 
usaremos la violencia. 
Lanzaremos bombas de racimo 
que envían sus fragmentos a todas partes 
y cuando ni una partícula de vida exista 
habremos terminado con los terroristas.

de Fernando Lamberg,
en http://etcheverry.info/hoja/actas/poesia/article_1222.shtml (26/4/17).

lunes, 15 de mayo de 2017

Hinchada al puchero

Hinchada al puchero

Humeante, está aquí, sobre la mesa,
florida de catrielas y amigotes; 
minga 'e cocina yanqui o la francesa
indigestándonos con sus guisotes.

Ni carne cruda con mostaza inglesa, 
que nos hace lastrar hasta cascotes. 
Regalo de mamá Naturaleza: 
¡puchero pa' pipones y pipotes!

Choclos, papas, cebollas, "¡qué delicia!"; 
el repollo, el zapallo, "¡una caricia!", 
dijo Alcides, aquel Gandolfi Herrero

que a más de un taita lo durmió de un boyo. 
¡Chá tiempo el suyo! De ese plato crioyo... 
No hay morfe más debute que el puchero.

de Álvaro Yunque,
en Lunfasonetos, 1978 (inédito).
http://www.alvaroyunque.com.ar/poesia/libros/alvaro-yunque-lunfasoneto.html

sábado, 13 de mayo de 2017

A Yunque

A Yunque

Adán, el Arquitecto
Que construyó la Catedral de Mar del Plata, 
Cuyo apellido era Gandolfi, 
Se casó con Angelina Herrero. 
Y llegaron los hijos
-los Gandolfi Herrero-
Que fueron siete: 
Arístides, el primogénito,
El que, entre versos de la calle
Y barcos de papel
Pasó a ser Álvaro para siempre. 
Ángel, que firmaba Walk
E inventó el radio-teatro
Con Olga Casares Pearson. 
Adán, como el padre. 
Augusto, que lo conservó como médico
Y en las coplas fue Juan Guijarro. 
Ada, la inteligente, 
Que murió joven y era hermosa. 
Alejandro, el silencioso, 
Y Alcides, el menor, 
A quien los guantes de boxeo
No le impidieron escribir Nocau Lírico
Arístides, el primogénito, 
Cuyos años fueron noventa y dos, 
Estaba casado con Alba, 
La que le dio dos hijos: 
Adalbo Augusto y Alba Rachel. 
Arístides, que se llamaba Álvaro Yunque, 
Fue quien me contó una tarde
La historia de esta "A" familiar,
Mientras las demás vocales fruncían el ceño. 
Hoy, el que la firma
Es su amigo Alposta
Y en la coincidencia está mi homenaje.

de Luis Alposta,
en Lunfasonetos, 1978 (inédito).
http://www.alvaroyunque.com.ar/poesia/libros/alvaro-yunque-lunfasoneto.html